5691f934ad08a183159392.jpg

Leonardo da Jandra

Leonardo da Jandra nace en 1951 en Chiapas, México. Poco antes de cumplir un año, sus padres lo llevaron con sus abuelos a la mítica Arousa, en la Galicia céltica, y allí creció entre tres referencias que marcaron para siempre su destino: el mar, el culto a los muertos y Valle-Inclán.

Biografía

Realiza sus estudios en Santiago de Compostela y Madrid, donde se entrega apasionadamente la filosofía alemana; y ya en la ciudad de México, adonde regresa hacia principios de los setenta, cursa en la Universidad Nacional (UNAM) un doctorado de Filosofía de la Matemática con el egregio filósofo argentino Mario Bunge. Cuestionador profundo del modelo unidireccional judeocristiano, es un defensor a ultranza de la utopía mínima (grupal o de pareja) , misma que lleva viviendo a plenitud desde hace veinticinco años con su compañera la pintora y ecologista Raga, en un paraje paradisíaco de la costa oaxaqueña, que, gracias a sus esfuerzos fue declarado Parque Nacional Huatulco. Su obra, que refleja de manera crítica la inquietud intrahistórica de la Generación del 98 (sobre todo Valle-Inclán y Unamuno ), es una especie de puente natural entre la cultura peninsular y la mexicana. Con la publicación de su novela Samahua expresión cimera del género que el autor mismo ha acuñado como realismo nucleohistórico- ganó el premio nacional de literatura IMPAC en el año de 1997.

Cada uno de sus libros posee una fuerza intempestiva y una voz única, cada uno es, no importando si se trata de ensayo filosófico, novela o relato, un pensamiento trágico de la humanidad (en este sentido está hermanado con escritores como Cormac McCarhty o William Faulkner): desde la fundación de un pueblo, la lucha constante en sobrevivir en un medio hostil, y la necesidad del hombre por buscar una verdad individual, la obra de Leonardo da Jandra es una de las pocas obras de un autor vivo que han sido capaces de crear un mundo pleno, hondo de personajes y lugares memorables, pensemos por un instante que cuando el Sur de México desaparezca no quedará otra cosa que sus novelas sobre el Mar, y ese deseo constante de trascender el tiempo para instalarse en el espacio sagrado.

Libros

Cuenta personal en Twitter