Artículos

Artículos

Leed a Da Jandra

Hace unos días, un amigo mío me comentaba que las empresas transnacionales han iniciado una masiva contratación de filósofos expertos en ética, para integrar sus políticas en función de algunos valore... Continuar

Guillermo Fadanelli

Más de una vez he escuchado a un crítico referirse a un determinado autor contemporáneo de la siguiente forma: es un magnífico escritor, aunque carece de temas, su estilo es de primera, pero desgracia... Continuar

Unas palabras para ti, Agar, tienen que ser hermosas

Unas palabras para ti, Agar, tienen que ser hermosas. Y aunque sólo hermosas las inspiras; para mí será un conflicto, un apurado trance buscarlas y lograrlas.

El caso Toledo

Si tuviera que escoger diez individuos que merecieran salvarse de la intranscendencia global a que estamos condenados, uno de ellos sería Francisco Toledo. La vida-obra de hombres singulares como éste... Continuar

Reflexiones sobre el poder

Fragmentos del libro La gramática del tiempo, de Leonardo da Jandra, recientemente publicado por la editorial Almadía.

Artículos

Todo aislamiento es un suicidio

En el escritor Leonardo Da Jandra ya no hay nostalgia por el paraíso perdido que durante más de 20 años habitó en Cacaluta-Huatulco.

Artículos

El soplo del espíritu

En Amor y exilio Isaac Bashevis Singer cuenta de manera magistral cómo los jóvenes polacos de su generación se entregaban neciamente a los fundamentalismos más descabellados.

Artículos

El hombre de la Costa

Entro en la librería Arcadia y me encuentro con los libros de Almadía, una editorial mexicana que nunca había visto antes. Fundada hace cinco años y con sede en Oaxaca se propone

Un león en el mar

Polémico, impulsivo, inteligente, agudo, pensador excepcional, Leonardo Da Jandra es una voz rebelde, un escritor que busca, en este mundo de descreídos, un cambio; cambio en el más puro de los sentid... Continuar

Crean mural en la Universidad Autónoma de Oaxaca

Un famélico hombre caído, con el costado ensangrentado, sometido por un demonio alado que pareciera dispuesto a hincar sus colmillos en él, es la imagen que la pintora Agar plasmó